Entradas

¿Nos perderemos algo si apagamos el móvil?

Imagen
Cada vez se está hablando más de las adiciones a las nuevas tecnologías. No hablamos de poseer el último modelo de iPhone, si no de estar atento todo el día a nuestro aparato inteligente.
Él es el inteligente, pero nosotros, ¿nos perderemos algo si apagamos el móvil? ¿Es necesario ver todas y cada una de las fotos que nuestros amigos han colgado en Instagram? ¿De verdad te pueden interesar todos los eventos a los que el propio Facebook te invita? Notificaciones y más notificaciones que nos hacen quedar atrapados constantemente sin darnos cuenta pero, ¿es posible dejar de lado esa dependencia? Como millennial que soy, he abrazado desde mi adolescencia todo aparato tecnológico que ha pasado por mis manos, cosa que me encantaba, y sin embargo la respuesta es sí.
Si te paras a pensar en la cantidad de tiempo que pasamos con el móvil, te echarías las manos a la cabeza. Me reconozco a mí mismo mucho más nervioso y más ansioso cuando lo llevo encima, incapaz de no responder a cada vibración,…

Formación y oportunidades laborales.

Imagen
Trabajo desde los 16 o 17 años. Mi primer trabajo fue vendiendo entradas de fútbol de un colegio cuando jugaban sus benjamines en casa, el precio de las entradas eran algo completamente simbólico, jugaban todos los sábados o domingos por la mañana y a mi me valía para pasar el fin de semana con mis amigos, salir, ir y venir, sin pedirle dinero a mis padres. Luego en verano me saqué el título de socorrista y estuve los meses de verano durante 3 o 4 años trabajando de socorrista. Era realmente aburrido y se me hacían eternos los días, pero satisfacía el hecho de no depender, en cierta medida, de mis padres. También trabajé mientras estudiaba de camarero en un catering, de repartidor..
Con el paso del tiempo me he dado cuenta que yo quería trabajar por una razón y mis padres querían que trabajase por otra razón completamente distinta. Mientras yo lo hacía por sacarme un dinero extra y tener para mis fines de semana creyendo que así a mis padres les liberaba de una carga económica, mis pa…

Tema TU minimalismo (I) - Carovaro

Imagen
En enero me propuse, a través de la platafoma bloguers.net y con el objetivo de dar mayor visibilidad, hacer partícipe de este blog a aquellas personas que quisieran aportar su granito de arena, contando su experiencia con el minimalismo o hacer algún tipo de intercambio con las entradas y de ahí nació la idea del tema TU minimalismo. En esta nueva etiqueta os presento la que espero sea la primera de muchas colaboraciones, a mí me encanta leeros, pero aún me gusta mucho más compartir vuestra relación con el minimalismo.
Carovaro, Carolina Varón, es Consultora en Gestión de Calidad y Desarrollo Organizacional, tiene su propia consultora cuya página os dejo en el siguiente link: Ideas Colaborativas. Y puedo decir que me ha hecho sentir muy orgulloso de esta primera colaboración. Os recomiendo os paséis por su página y naveguéis por su blog, en el que escribe sobre buenas prácticas de empresa, competencias laborales y productividad desde un punto de vista profesional. Sin más dilaciones…

La paradoja de San Valentín

Imagen
Si hay una fiesta para celebrar el amor o la admiración que le tenemos a nuestra pareja, ese es el 14 de febrero, día de los enamorados, San Valentín. Y sabemos que es así porque desde el colegio, cuando éramos pequeños, nos lo enseñaban, escribíamos nuestras primeras cartas de amor y vivíamos este día con cierta ilusión y mucha inocencia. Ahora que somos algo más mayores, el carácter de la celebración ha ido cambiando poco a poco.
San Valentín es una oportunidad para demostrarle a nuestra pareja lo mucho que le queremos y apreciamos y tiene delito que a veces se nos olvide recordárselo en nuestro día a día. Es una de las razones por las que no estoy en contra de celebrarlo. Y las pongo en cursiva porque aún sabiendo que es necesario hacerlo, no debería nunca de ser así y a la vez debería de ser siempre así. La paradoja del amor. Y la paradoja eterna en un día como el que tratamos hoy.
Hay otras muchas razones por las que sí estoy en contra de celebrar San Valentín, al menos como lo c…

Mudanza y minimalismo

Imagen
Muchas veces con tan solo escuchar la palabra mudanza nos echamos a temblar. Analizamos de una pasada todas las cosas que tenemos en casa y el trabajo que tendremos por delante antes siquiera de poder empezar a trasladar cajas. Estoy de mudanza estos días de finales de enero, me mudo a un nuevo piso de alquiler con mi pareja de aproximadamente unos 40 metros cuadrados, dividido en salón-cocina, cuarto, cuarto de baño y pequeña terraza, podríamos decir que es un espacio bastante reducido, pero nosotros tampoco necesitamos más y por lo tanto tampoco lo queremos.
Mis cosas, sus cosas y las cosas propias de un piso, accesorios de cocina como la vajilla, sábanas y nórdico, perchas... Incluso algún pequeño mueble. Si bien es cierto que ninguno de los dos somos acaparadores y llevamos una vida con nosotros bastante ligera, cuando nos ponemos a empacar nos damos cuenta de la cantidad de cosas que tenemos. De algún modo parece que tenemos que rellenar todos los espacios a nuestro alrededor, y…